Guía rápida de Managua

Managua es una capital sin centro, una interminable ciudad de carreteras y tráfico, terrenos baldíos junto a edificios cinco estrellas, lagunas volcánicas y un lago que parece mar. Los terremotos, dictadores, revoluciones y huracanes que vio pasar en el último siglo la convirtieron en una ciudad siempre en movimiento y desperdigada, que se reconstruyó sola aquí y allá. Siendo una de las capitales más interesantes y menos costosas de Centroamérica, con una vida nocturna agitada y cerquísima de los centros turísticos más hermosos de Nicaragua, bien vale la pena detenerse, escuchar, mirar y disfrutar la historia que palpita en cada una de sus esquinas. Dónde Dormir Entre las glorietas Rubén Darío, Universitaria, Santo Domingo y Centroamericana se forma el perímetro de la nueva Managua. Allí coinciden la zona residencial y la zona rosa de la ciudad, los centros comerciales y los grandes hotelazos. También, aunque un poco más escondidos, algunos hoteles ideales para dormir con estilo sin gastar demasiado. Casa Real > Rotonda Rubén Darío, 2 cuadras al oeste, 2 al sur y media al este; T. (505) 278 3838; F. (505) 267 8240; www.hcasareal.com; desde 75 dólares la habitación doble con desayuno Una antigua casa colonial transformada en el hotel boutique más encantador de la zona, frecuentado principalmente por ejecutivos y gente de negocios. Tiene un comedor mirando al jacuzzi del jardín y una suite imperdible (por 95 dólares). Algunas habitaciones tienen balcones, que dan a un barrio de calles arboladas apenas a tres cuadras de la nueva Catedral de Managua y del mall Metrocentro (parada obligada si busca marcas internacionales a precios de duty free shop). Villa Americana > Planes de Altamira 12, km 4.5 de la carretera a Masaya, una cuadra al este; T. (505) 278 6446; T. (505) 277 3041; www.hvillamericana.com; desde 45 dólares la habitación doble con desayuno En Los Robles —uno de los barrios tradicionales de la high local— está ubicado este bed & breakfast de 14 habitaciones, con patios internos muy bien cuidados donde saborear un abundante desayuno típico. Sin lujos, pero no le falta nada, ni siquiera un amplísimo baño en desnivel, que encontrará en la habitación 223. Comer, beber y bailar El Almendro > Rotonda Rubén Darío, 2 cuadras al oeste y media al sur; T. (505) 270 1260; T. (505) 277 5745; www.hotelelalmendro.com; desde 40 dólares con desayuno Son nueve flamantes departamentos que no se adivinan tras la fachada de ladrillo estilo colonial. Tienen refrigerador, cocina completa, televisor, baños impecables y todo lo necesario para no extrañar la casa. Pida verlos antes, algunos son más amplios y luminosos que otros. Hace veinte años, podían contarse con los dedos de una mano los lugares en Managua donde cenar o tomar una copa con cierta sofisticación. Hoy por hoy siguen al pie del cañón las populares “fritangas” que las amas de casa instalan en la vereda, pero también florecen por la Zona Rosa y las afueras toda una gama de restaurantes temáticos; cocina naturista, bares lounge y discotecas que le dan a la noche local una combinación interesante de folclor y modernidad. Y una fama bien ganada de rumba constante: aquí salir a divertirse se llama “irse de bacanal”. Intermezzo del Bosque > Colegio Centroamérica, 5 km al sur; T. (505) 088 30071; www.intermezzodelbosque.com; de martes a domingos de 12:30 a 23 horas; alrededor de 20 dólares sin bebidas A diez minutos de Managua uno ya está en la montaña, en medio de un bosque de niebla a 2 mil pies de altura. Allí, en el camino a Las Nubes, existió una plantación de café propiedad de Monseñor Lezcano, uno de los arzobispos más queridos de Managua. Hoy sus sobrinos convirtieron la antigua casona de la finca en el restaurante abierto al público de un barrio residencial que ofrece “comida de altura con sabor de montaña”. Los miércoles hay “noches típicas”, con danzas folclóricas y menú desde 15 dólares, ideal para llegar al atardecer y cenar con las luces de Managua titilando a sus pies. La Cocina de Doña Haydée > Carretera a Masaya km 4.5, de la Óptica Matamoros una cuadra abajo, número 71; T. (505) 270 6100; www.lacocina.com.ni; todas las noches de las 19 horas al cierre; alrededor de 10 dólares por persona sin bebidas Cuenta la leyenda que doña Haydée cocinó más de 3 mil nacatamales (platillo hecho con masa de maíz, papa, arroz y trozos de cerdo o pollo bien adobados) para alimentar a los soldados durante la guerra en los años ochenta. Lo cierto es que su versión de la cocina tradicional nicaragüense ganó decenas de premios y hoy es el lugar ideal para probar —además de nacatamales— delicias como Indio Viejo (guisado de maíz con carne, ajo, cebolla, pimientos y tomate) o Caballo Bayo (un surtido imperdible de todos los platos típicos nicaragüenses). Ola Verde Restaurante Orgánico y Art Café > Planes de Altamira, del Casino Pharaoh 2 cuadras al oeste, media cuadra al norte; T. (505) 270 3048; www.olaverde.info; de lunes a viernes de 9 a 18 horas, sábados hasta las 15 horas; alrededor de 6 dólares por persona, sin bebidas Los productos orgánicos y la cocina sana también llegaron a esta ciudad. Para desayunar o almorzar no se pierda, respectivamente, el banana split con tofu y la Sopa de la Capitana (pescado con leche de coco). Además puede comprar productos orgánicos de delicatessen en la tienda, elaborados por campesinos locales, tomar un masaje (por 20 dólares) o una clase de yoga (por 4 dólares) y aprender recetas de cocina naturista. La Casa de los Mejía Godoy > Colonial Los Robles, del Shell Plaza del Sol 2 cuadras al sur, número 186; T. (505) 270 4928; www.mejiagodoy.org; de lunes a sábados de las 8 horas hasta la medianoche; café concert de jueves a sábado; entrada según el espectáculo (alrededor de 10 dólares, con bebidas y cena incluida desde 20 dólares) Ya es un clásico, acceso directo al corazón de la historia nicaragüense. Si está sólo una noche en Managua, venga derecho a este café concert/bar/galería a escuchar lo mejor de la música popular de este país. Los hermanos Carlos y Luis Mejía Godoy son los cantantes más reconocidos de Nicaragua, trovadores de la época revolucionaria y creadores de la famosa Misa campesina. Escuchar sus canciones y las que recogieron por todo el país es el método más eficaz para conocer esta ciudad. Hipa Hipa Beach Café > Plaza Familiar, de la rotonda Jean Paul Geni, 200 metros al sur sobre la Carretera a Masaya; T. (505) 278 8504; de miércoles a sábados de las 17 horas hasta el cierre; entrada según el día (alrededor de 8 dólares con consumo) Este bar que recrea una playa en plena ciudad y acaba de reinaugurarse sobrevive al inevitable paso del tiempo —que hace decaer rápido a los sitios de moda— por su estricta admisión. Todos quieren pasar por Hipa Hipa en algún momento de la noche, que en Managua se extiende hasta bien entrado el amanecer. Es una lástima llegar a Managua sin conocer al menos algo de los avatares políticos y sociales que la sacudieron en las últimas décadas. Una buena opción es leer algún libro de Sergio Ramírez sobre los años de la Revolución Sandinista (como Adiós muchachos, editado por Alfaguara) y hablar con los locales, gente siempre dispuesta a orientar al visitante. Una más formal es contratar un tour clásico que incluya, además, una visita a las Huellas de Acahualinca, que muestra las pisadas de quienes atravesaron la ciudad hace más de 6 mil años (Gray Line Tours: rotonda El Güegüense, junto a Viajes América; T. (505) 883 6994; www.graylinenicaragua.com; desde 55 dólares por persona con almuerzo). Zona histórica De cara al Lago de Managua (o Xolotlán, en el original náhuatl), está concentrada gran parte de la historia moderna de esta ciudad. Del terremoto que la destruyó en 1972 quedan los restos de la antigua catedral de los años treinta —frente a la Fuente de las Luces, hermosa de noche—. De la Revolución Sandinista queda un pequeño mausoleo con las tumbas de sus líderes y la visita al Palacio Nacional de la Cultura, que fue tomado por los sandinistas en julio de 1979 y hoy alberga el Museo y la Biblioteca Nacional (T. (505) 222 3845; www.manfut.org/museos/nacional.html; de lunes a viernes de 8 a 18 horas, sábados hasta las 12 horas; entrada: 2 dólares). A pocos metros se encuentra el Teatro Nacional Rubén Darío, el más importante de la ciudad, con sus amplios vitrales hacia el malecón. Si no logra asistir a algún espectáculo, visite al menos la Sala de los Cristales, que suele albergar buenas exposiciones de pintura con entrada gratuita (T. (505) 222 7426; de lunes a sábados de las 8 a las 17 horas). Hacia el sur, por la Avenida Bolívar, está el Parque de la Paz, donde se pueden ver armas utilizadas durante la guerra en los ochenta, enterradas en el cemento a principios de los noventa como símbolo de reconciliación nacional. Loma de Tiscapa La loma, a los pies de un cráter extinguido que hoy es la laguna de Tiscapa, era una cárcel donde encerraban a los prisioneros de la dictadura de los Somoza, quienes gobernaron Nicaragua por décadas. Ahora es una suerte de parque histórico al aire libre, con juegos infantiles y mirador: en la cumbre hay una silueta gigante del revolucionario Augusto César Sandino, monumentos caídos y tanques de la Revolución, así como algunos murales que cuentan episodios sobre la crueldad del régimen somocista. También hay un canopy tour, que consiste en tirarse amarrado a un cable de acero de un extremo al otro de la laguna. Asimismo en el parque suelen montarse muestras al aire libre de fotografía y artes plásticas. Abre de martes a domingos de 8 a 20 horas. Mercado Roberto Huembes Es el mercado —y terminal de transporte— más famoso de la ciudad, ubicado en el Distrito 5, cerca de Barrio Altamira. Aquí encontrará camisetas de Sandino a 3 dólares, botellas de Flor de Caña —el ron nacional— a 5 dólares y hamacas tejidas desde 10, además de puestos de dulces típicos, de comida —llamados “fritangas”— y mucho bullicio. Pero si se siente intrépido, deje cualquier pertenencia en el hotel y anímese a entrar al Mercado Oriental, en Barrio Ciudad Jardín, cerca de la zona histórica. Es infinito, y todo lo imaginable cabe entre sus calles. Managua es una ciudad extensa, donde las intricadas direcciones se basan en los puntos cardinales y en los sitios más reconocidos para poder orientarse. Pero las avenidas y glorietas hacen que sea fácil recorrerla en auto. Muchos hoteles tienen tarifas de habitación que incluyen el alquiler de automóviles (Dollar Rent a Car: T. (505) 266 3620; www.dollar.com.ni; desde 45 dólares). Los taxis son compartidos y debe negociar la tarifa antes de subir (alrededor de 2 dólares por un viaje céntrico). A pocos kilómetros de Managua hay ciudades coloniales, antiquísimas y coloridas, como la divina Granada (a 57 kilómetros) y León (a 92 kilómetros); además de reservas naturales fáciles de acceder en auto, como El Chocoyero (a 23 kilómetros, con hermosas cataratas y miles de chocoyos o loritos verdes) o el Parque Nacional Volcán Masaya (a 36 kilómetros, donde puede acceder a la cumbre y ver los cráteres humeando). Y si se anima a ver este mosaico de lagos y volcanes desde arriba, no se pierda el viaje en globo sobre Managua (Villa Fontana, Colegio Centro América 200 metros al norte; T. (505) 277 4000; www. globoaventuras.com; desde 95 dólares por persona).
  • Páginas
  • 1
Hyatt

¿Qué hay de nuevo?

Octubre 2014

Encuentros culinarios, ferias de arte, conciertos y hasta una fiesta fuera de lo común en Tailandia, estos son los eventos que te recomendamos para este mes.
22/09/14

Septiembre 2014

Ha llegado el mes de la moda y las tendencias. Te sugerimos algunos de los eventos más importantes que marcarán la pauta del 2015.
26/08/14

Fin de semana Express

Un plan de último momento, para los que quieran escaparse y festejar con tequila en mano. Y no cualquier tequila…
11/09/14

  • ILTM Cannes 2014
  • Virtuoso español