Troncones: la playa que uno desea en Guerrero
Fotografía de Diana Eichner

Troncones: la playa que uno desea en Guerrero

Los destinos de playa tranquilos y casi vírgenes, donde uno puede salir a descansar, nadar y alimentarse de pescado fresco no duran mucho como tales. Pero Troncones sigue teniendo esas playas perfectas del pacífico gracias a sus pocos cuartos y su vasta extensión de costa y selva.
La playa de Troncones, Guerrero, se encuentra a menos de una hora del aeropuerto de Ixtapa-Zihuatanejo, y había sido un secreto bien guardado por la gente de la zona hasta hace poco. Recuerdo que hace diez años más o menos, harta de las piñas coladas y del turismo en masa de Zihuatanejo, pregunté por playas vírgenes cercanas y alguien me mandó a Troncones. Tomé un taxi y en cosa de media hora llegué a una playa amplia y —para mi gusto— perfecta: era un mar abierto con olas fuertes en las que sin embargo se podía nadar sin problemas. Recuerdo que solamente había una enramada sobre la playa con hamacas, donde nos cocinaron pescado fresco y nos dieron cerveza fría.

Esa vez tuve la experiencia playera ideal que todos los citadinos buscamos, pero que cada vez es más difícil reproducir. Las playas “nuevas” en México tienen, generalmente, alguno de estos dos destinos: o se atascan de gente que acampa, ensucia y hace ruido con sus grabadoras, o se pueblan de grandes hoteles de lujo que transforman la playa en un centro comercial con aire acondicionado y música ambiental. Pero a Troncones no le ha ocurrido ninguna de estas dos cosas. En los últimos años ha crecido mucho, sólo que la belleza natural sigue intacta. Eso sí, esto no se debe a ningún esfuerzo por parte de las autoridades mexicanas de controlar el desarrollo turístico. Lo que me contaron algunos propietarios de hoteles de Troncones fue que un pescador norteamericano “descubrió” la playa hace más o menos diez años y se compró terrenos muy baratos que hasta entonces habían sido ejidales. Luego corrió la voz entre sus compatriotas, quienes compraron más terrenos sobre la playa para hacerse casas privadas o para construir pequeños hoteles y pensiones con bungalows y palapas.

El resultado es hoy día un camino de terracería de cinco kilómetros que corre a lo largo de la playa con varios hotelitos y casas, un par de restaurantes y palapas, algunas tiendas de abarrotes y ya. Eso es todo lo que hay en Troncones. Por eso, aunque durante la temporada alta de invierno y primavera Troncones se llena hasta el tope de turistas, si uno camina por la playa es probable que no se encuentre a nadie. En realidad los hoteles son tan chicos que se llenan con muy poca gente, y ésa es la razón por la cual la playa sigue siendo de lo más disfrutable a pesar del desarrollo turístico. Además, mucha gente se hospeda en una bahía al norte de Troncones que se llama Playa Manzanillo, ideal para familias con niños pequeños porque el mar está mucho más tranquilo que en Troncones.

Para muchos norteamericanos el atractivo principal se encuentra en donde se juntan Troncones y Manzanillo, en un punto al que llaman Troncones Point, uno de los mejores lugares para surfear en el mundo, con olas no muy altas que continúan por metros y metros. Es ideal por las condiciones del mar, pero ahí sólo pueden surfear los expertos porque está lleno de rocas. Los principiantes tienen que irse a aprender a Saladita, una playa más tranquila a unos minutos de Manzanillo. La temporada de olas grandes va de mayo a octubre, por lo que en verano Troncones se llena de surfistas de todo el mundo en busca de la ola perfecta. Muchos de los hoteles en Troncones y Manzanillo dan clases de surf y organizan los traslados de las playas a los hoteles.

Si tirarse en una hamaca a leer o caminar por la playa no bastan como entretenimiento, se pueden hacer excursiones a la cueva Troncones y a la cueva de Majahua, a las Cascadas Artesianas, y hasta un recorrido por las copas de los árboles de la selva en una tirolesa. También se pueden organizar viajes de pesca deportiva, y si uno tiene suerte, se pueden ver tortugas que salen a poner sus huevos en la playa en las noches de luna.
Como era de esperarse, hay en Troncones un par de restaurantes que sirven comida especial para los turistas. Uno de ellos —El Burro Borracho—, hasta tiene un show de baile folclórico los domingos organizado por estudiantes de Troncones y de otros pueblos cercanos; pero también hay una que otra enramada, como María Jetzabel, que sirve ceviche, huachinango frito y tortillas hechas a mano, y es adonde viene a comer y a tomar cerveza la gente de Troncones y de los alrededores.

Puedo reportar con gusto que, hasta el momento, no hay “disco” en Troncones, ni nos tocó ningún baile de pueblo. Las noches eran frescas y muy silenciosas, excepto por el estruendo de las enormes olas chocando con la arena. La gran actividad nocturna consistió en salir a cenar a La Cocina del Sol, un muy buen restaurante que está dentro del hotel Hacienda Edén. Aunque la comida que sirven se parece más a lo que se encuentra en los restaurantes de cualquier ciudad de Estados Unidos, el pescado es mexicano y lo preparan muy bien. A eso de las diez de la noche ya estábamos listos para dormir, con la intención de levantarnos temprano para disfrutar de un nuevo día de playa perfecta.

CÓMO MOVERSE
En realidad es muy útil tener coche en Troncones para poder explorar las playas de la zona e ir a cenar a restaurantes que están a lo largo de la costa. Hay un sitio de taxis, pero muchas veces están ocupados y hay que esperar. Considerando que el traslado del aeropuerto a Troncones cuesta caro, la mejor opción es alquilar un coche en el aeropuerto. Además, si por alguna razón la tranquilidad y el silencio de Troncones resultan excesivos, uno puede salir de noche a Ixtapa a cenar y empaparse de un poco de ruido.

DÓNDE DORMIR
THE INN AT MANZANILLO BAY
T. (755) 553 2884
F. (755) 553 2883
www.manzanillobay.com

Bungalows en temporada alta de 98 a 108 dólares; en temporada baja de 78 a 86 dólares.
Está en playa Manzanillo, al norte de Troncones. Tiene varios cuartos y bungalows con terracitas alrededor de una alberca. También tiene un restaurante y una tienda en donde alquilan equipo de surf y dan clases. Está justo enfrente de Troncones Point, el mejor punto para surfear en la zona.

CASA VIVA
T. (755) 553 2913
www.casavivatroncones.com
Casita privada: entre 100 y 150 dólares.

Consta solamente de tres palapas construidas con un gusto impecable y una espectacular casa principal con alberca y jacuzzi. Ideal para rentar la propiedad completa. Lo único malo es que a la “casita privada” llega mucho ruido de la calle. En cambio, la “casita cuadrada” y la “casita redonda” son encantadoras. La playa de enfrente es casi privada pero tiene muchas rocas.

POSADA DE LOS RAQUEROS
T. (755) 553 2870
F. (755) 553 2869
www.raqueros.com
Cuartos dobles: entre 60 y 98 dólares. Casitas: entre 95 y 150 dólares.

Está en la bahía de Manzanillo. La casa principal tiene una terraza grande con vista al mar, hamacas por todos lados y un jardín frente a la playa. Los dueños, holandeses, alquilan cuartos y casitas sencillas con cocina. El único problema es que no tiene alberca.

HACIENDA EDÉN
T. (755) 553 2802
www.edenmex.com
Bungalows de 85 a 95 dólares. Suites de 115 dólares.

Está en la bahía de Manzanillo. Tiene cuartos y bungalows frente a la playa y un muy buen restaurante, pero no tiene alberca.

DÓNDE COMER
EL BURRO BORRACHO
T. (755) 553 2834
Abre de 10 a 22 horas de martes a domingo. Los platos principales cuestan entre 5 a 10 dólares.

En el lugar favorito de los turistas norteamericanos se sirve un excelente ceviche de atún, aunque hay más hamburguesas y papas fritas que pescado. Está frente a la mejor playa de Troncones y tiene dos palapas, por lo que es ideal para instalarse si uno va a Troncones a pasar el día. Hay que probar la michelada con Clamato.

LA COCINA DEL SOL
T. (755) 553 2802
www.edenmex.com
Abre de 8 a 19 horas. El bar cierra a las 22 horas. Los platos principales van de 8 a 12 dólares.

Es el restaurante del hotel Hacienda Edén. Tiene una terraza frente a la playa y sirve excelente comida con ingredientes muy frescos, pero los precios son elevados, incluso tomando en cuenta que los precios están pensados en dólares. Sirve desayuno, comida y cena, y los domingos hay barbeches (parrilladas estilo norteamericano).

MARIA JETZABEL
Esta palapa tradicional está justo donde la carretera a Troncones se topa con la playa. Hay que probar el huachinango frito y las tortillas hechas a mano. Se come mejor que en cualquier restaurante y se paga menos.

EXCURSIONES
Jaguar Tours (T. (755) 553 2862; www.jaguar tours.net) organiza excursiones a las cuevas, a la selva y a las cascadas, además de viajes de pesca. También alquila tablas de surf y equipo de esnórquel.

CÓMO LLEGAR
En coche, viniendo de Ixtapa o de Zihuatanejo, hay que tomar la carretera 200 camino a Lázaro Cárdenas. Pasando el kilómetro 30 hay una desviación hacia Troncones. Hay que seguir por esa carretera 5 kilómetros hasta llegar a la playa.
El taxi del aeropuerto de Ixtapa/Zihuatanejo a Troncones cuesta más o menos 62 dólares y tarda poco menos de una hora. Y aunque no hay camiones directos, se puede tomar un camión hacia Lázaro Cárdenas y bajarse en la desviación a Troncones. Ahí pasan peseros cada media hora hacia la playa.
  • Páginas
  • 1
Hyatt

¿Qué hay de nuevo?

Vacaciones en oferta

Tienes tres días para reservar tus vacaciones en el Caribe hospedándote en Hilton a un precio increíble.
18/08/14

Shangri-La número 85

Ya abrieron las puertas del monumental Shangri-La Tianjin, China.
13/08/14

Virtuoso revela Top 10

La agencia líder en viajes de lujo revela su Top 10 y una Hot List que pone a otros destinos bajo la mira.
12/08/14

  • Belmond
  • ILTM Cannes 2014
  • Virtuoso español